lunes, 5 de agosto de 2013

BIOSOLARIZACIÓN

Desde los años 30 el bromuro de metilo (BrMe) ha sido muy utilizado por el sector de la agricultura en la desinfección del suelo por ser un producto económico, penetrante y muy efectivo a bajas concentraciones.
El bromuro de metilo es un producto químico utilizado principalmente como plaguicida aplicado en la tierra y como fungicida con una clara actividad en contra de los nematodos, insectos, hongos y malas hierbas, y se presenta en forma de líquido volátil inodoro, incoloro y extremadamente tóxico. 
En la IV reunión del Protocolo de Montreal en Copenhague (Noviembre, 1992), se estableció un calendario para la eliminación gradual del Bromuro de Metilo, (al estar incluido en la lista de sustancias reductoras del ozono estratosférico).
En esta reunión se estableció la eliminación total de BrMe en el año 2005 para los países más desarrollados y en el 2015 para los países en vías de desarrollo. 
Una técnica alternativa al BrMe, estudiada desde 1998, es la biosolarización, que consiste en preparar la tierra de cultivo y cubrirla con una capa de estiércol, seguido de un riego de corta duración para cubrir por último con un plástico de polietileno. El suelo debe permanecer cubierto entre 4 a 6 semanas, haciéndolas coincidir con los meses que presenten las temperaturas más altas en cada zona y pudiendo regar por debajo del plástico durante este tiempo.
Durante el proceso la temperatura del suelo alcanza niveles elevados que son letales para muchos hongos, bacterias, nematodos, insectos y malas hierbas, reduciendo la capacidad parasitaria hasta eliminar la enfermedad. Además provoca modificaciones en las características físicas, químicas y biológicas del suelo y mejora el crecimiento y la producción de las plantas cultivadas.
La biosolarización es una técnica de desinfección de suelos alternativa al bromuro de metilo, a la vez que más ecológica, que están basada en la utilización del calor como esterilizante.

jueves, 9 de junio de 2011

EL TOMATE VALENCIANO

El tomate valenciano es un tomate de variedad local, de nuestra huerta, es una variedad a la que se le extrae la semilla año tras año mediante métodos tanto naturales como tradicionales.

Es un tomate de textura apelmazada, sin espacios ni huecos en su interior, con lo que consigue un sabor inigualable y muy placentero, al mismo tiempo es un tomate blando en su exterior, por lo tanto no se puede mantener largo tiempo sin consumirlo o en cámaras frigoríficas, garantizando de esta manera una sabor fresco y natural, característico a tomate valenciano.